Sección: Deporte | Hoy te recomendamos 5 julio 2021 03:39 pm

6 consejos para hacer ejercicio en el agua

De acuerdo con el Sistema de Salud de la Universidad de Michigan (Estados Unidos), el ejercicio acuático aprovecha el agua como resistencia. También se le puede llamar terapia de agua, terapia de piscina, entrenamiento acuático o deportes acuáticos. Es un buen ejercicio para muchas personas que padecen osteoartritis, dolor de espalda o fibromialgia. A menudo se usa para ayudar a las personas en rehabilitación después de una cirugía de reemplazo de articulación.

Hacer ejercicio en el agua puede aumentar tu flexibilidad y rango de movimiento sin ejercer presión sobre las articulaciones y la columna vertebral. El agua tibia también ayuda a relajar los músculos.

Puedes caminar y correr en el agua, así como saltar o patalear. Sin embargo, no es un ejercicio de soporte de peso. Por lo tanto, deberás agregar otros tipos de actividad física para ayudar a fortalecer tus huesos.

El ejercicio acuático a menudo se realiza como parte de un programa de fisioterapia. También puedes encontrar un programa en un gimnasio o en un club deportivo.

Aunque el ejercicio acuático suele ser de intensidad leve, habla con tu médico antes de comenzar a practicarlo. Ella o él deben asegurarse de que el ejercicio acuático sea adecuado para tu condición de salud.

Consejos para ejercitarte en el agua

  1. Considera trabajar con un fisioterapeuta o un instructor de aeróbicos acuáticos si nunca antes has hecho ejercicio acuático.
  2. Puedes crear más resistencia moviéndote rápidamente. Pero comienza lento y aumenta gradualmente la intensidad. Camina en el agua durante unos minutos. Entonces puedes empezar a trotar.
  3. Cuanto más alta esté el agua en tu cuerpo, más resistencia sentirás. Un nivel de agua entre la cintura y el pecho es un lugar cómodo para comenzar. Obtendrás resistencia pero también apoyo y equilibrio.
  4. Si deseas variar tu intensidad (entrenamiento a intervalos), realiza una carrera rápida levantando las rodillas más alto; esto te ayudará a aumentar tu velocidad. Mueve los brazos hacia arriba y hacia abajo rápidamente y hacia los lados. Haz esto durante 15 segundos. Luego regresa a un trote lento o camina en el agua.
  5. Usa zapatos de piscina o zapatos deportivos viejos. Protegerán tus pies si caminas o corres por el fondo de la piscina.
  6. Un cinturón de flotación o «alas de agua» pueden crear más resistencia.

Fuente clikisalud.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *