Sección: Hoy te recomendamos | Medicina y Salud 6 agosto 2021 03:00 pm

Síntomas de COVID-19 de larga duración en los niños, lo que debes saber

A medida que los médicos ven a más niños con COVID-19, han surgido algunas noticias positivas: solo alrededor del 4% de los niños y adolescentes tienen síntomas de COVID de larga duración, así lo reveló un nuevo estudio publicado en la revista The Lancet Child & Adolescent Health.

El estudio confirma que la COVID-19 tiende a ser una enfermedad leve en los niños y que generalmente se recuperan rápidamente, reportaron los investigadores.

«Es reconfortante que la cantidad de niños que experimentan síntomas prolongados de COVID-19 sea baja. Sin embargo, una pequeña cantidad de menores experimentan una enfermedad prolongada con COVID-19, y nuestro estudio valida las experiencias de estos niños y sus familias», señaló Emma Duncan, profesora en el King’s College de Londres y autora principal del estudio.

Algunos adultos padecen una enfermedad prolongada después del COVID-19, y los síntomas persisten durante cuatro semanas o más. Pero no estaba claro si los niños podrían desarrollar una condición similar.

Para averiguarlo, los autores observaron a más de 1,700 niños en el Reino Unido de entre 5 y 17 años, quienes dieron positivo para COVID-19 entre el 1 de septiembre de 2020 y el 22 de febrero de 2021.

Sus pruebas positivas ocurrieron cerca del inicio del cuadro sintomático, y sus padres informaron regularmente sobre los síntomas de sus hijos hasta que recuperaron su salud.

Por lo general, los pacientes se recuperaron en una semana y tuvieron pocos síntomas. La enfermedad duró un promedio de seis días y el número promedio de síntomas fue de tres, encontraron los investigadores.

Casi todos los niños sintomáticos se recuperaron a las ocho semanas. Solo el 4.4% continuó teniendo síntomas más allá de las cuatro semanas y tuvo un promedio de dos síntomas persistentes, típicamente fatiga, dolor de cabeza o pérdida del sentido del olfato.

Los resultados muestran que los síntomas de COVID-19 a largo plazo son menos comunes en niños que en adultos, subrayaron los autores.

Los niños que tienen síntomas persistentes deben recibir atención y educación multidisciplinarias para apoyar su recuperación, aconsejaron los investigadores.

«Esperamos que nuestros resultados sean útiles y oportunos para los médicos, los padres y las escuelas que atienden a estos niños y, por supuesto, para los propios niños afectados», finalizó Duncan.

Fuente clikisalud.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *