Sección: De Todo un Poco | Para Saber Mas 16 marzo 2022 02:00 pm

Cómo solucionar el gasto hormiga mediante tus tickets de compra

Posiblemente hayas escuchado hablar del gasto hormiga en tus finanzas personales, que consisten en egresos de dinero pequeños, pero recurrentes, que sabes que realizas en el día a día, pero no les sueles prestar atención al parecer inofensivos. Desde el café de camino al trabajo hasta los snacks a la hora del descanso, sin mencionar los hábitos como fumar que, al sumar todos esos consumos independientes a lo largo de la quincena develarán el verdadero monto que pierdes sin darte cuenta por menospreciarlos.

Cuando sacas cuentas y descubres cuánto dinero se va fugando de tu cartera en cosas que ni siquiera tienes presupuestadas como algo importante, y que limitan el recurso económico con el que podrás solucionar otros aspectos importantes y hasta forjar ese ahorro que no has conseguido tras prometerte varias veces que vas a comenzar. Es en ese punto que puedes tomar la decisión de hacerte cargo y desaparecer los gastos superficiales para destinarlos a algo que en verdad vas a aprovechar, y hoy te mostraremos un tip para solucionarlo.

La clave para desaparecer los gastos hormiga es tomar consciencia de su existencia, para que puedas detectar las situaciones en las que ocurren y detengas el impulso con el que los realizas de manera muchas veces involuntaria. Con la prueba física de cada voucher que no deja lugar a dudas, verás el impacto real en tus finanzas de no llevar el control debido.

Un método que te servirá en ese propósito es conservar cada uno de los tickets de compra que te entregan en los comercios donde acudes, sin desechar ninguno pues hasta los más pequeños o mundanos te dará pistas de dónde es que ha ido a parar tu quincena.

Desde las botanas para ver tus series por la tarde, hasta los más indispensables, todo debe quedar guardado en ese período, y si haces gastos por los que no te entregan un recibo, también puedes ir registrando cada transacción, de manera que al cabo de esa quincena puedas rastrear el destino de cada peso que te pagaron en la nómina y compruebes por qué te quedó la cantidad que conservas, si es que algo ha sobrado.

Es el primer paso para hacer tu presupuesto mensual –o quincenal, según te acomodes mejor-, y cuando el período haya concluido puedes transcribir todos para ponerlos juntos en una libreta y hacer un diagnóstico de tus finanzas, para señalar todos los pagos que pudiste evitar porque no tenían razón de ser, siendo que tienes otras prioridades.

En el siguiente mes tendrás los elementos para saber qué gastos son inevitables y cuales te puedes ahorrar con lo que puedes decidirte a gastar sólo en lo estrictamente necesario y mandar a tu alcancía lo que no hayas despilfarrado de forma inconsciente.

Cuando te tomes el tiempo de estudiar tus patrones de consumo, te será fácil detectar la próxima vez que estés a punto de cometer un gasto de ese tipo y detenerte a tiempo. Aunque al momento parece una buena idea seguir el impulso de gastar más de lo planeado, que te tomes un instante de repensarlo hará que evalúes los beneficios y desventajas y tomes una decisión más certera.

Con lo que dejes de gastar en esos pequeños arranques cotidianos, liberarás dinero suficiente para pagar cosas que te generen más satisfacción al cubrir una necesidad real y para lo que no te alcanzaba antes.

Vía: Mi Bolsillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.