Sección: Hoy te recomendamos | Medicina y Salud 31 julio 2022 10:16 am

Depresión y cómo ha aumentado en la población joven

Parte del aumento en las tasas de depresión podría atribuirse a que más personas buscan atención a medida que las enfermedades mentales se vuelven menos estigmatizadas. Sin embargo, los aumentos recientes en el número de personas deprimidas han ocurrido demasiado rápido para encajar por completo en esa explicación.

Por ejemplo, los diagnósticos de depresión mayor aumentaron en un tercio entre 2013 y 2016, en un informe que analiza las reclamaciones a la Asociación Blue Cross Blue Shield.

Estos datos revelaron aumentos en todos los grupos de edad tanto para hombres como para mujeres, pero picos particulares entre adolescentes y adultos jóvenes hasta los 35 años.

En una investigación basada en encuestas nacionales que incluyeron a personas sin seguro, más del 11 por ciento de los adolescentes y el 9.6 por ciento de los estadounidenses de 18 a 25 años sufrieron depresión mayor en el año más reciente.

También se ha descubierto que los pensamientos suicidas son comunes entre los adolescentes, aunque un número mucho menor toma medidas.

Más del 22 por ciento de las niñas de secundaria piensan en intentar suicidarse, según datos del 2013 de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC). De ese grupo, el 3.6 por ciento tomó medidas que resultaron en una lesión, envenenamiento o sobredosis que requirieron atención médica.

Los números fueron aproximadamente la mitad para los niños: casi el 12 por ciento consideró el suicidio y menos del 2 por ciento tomó medidas que requirieron atención médica.

En las encuestas que preguntaron a los adolescentes y estudiantes universitarios si se involucraban en conductas autolesivas, como cortarse o quemarse la piel, hasta el 40 por ciento dijo que sí, aunque no está claro si esas cifras están aumentando.

El comportamiento autodestructivo es un factor de riesgo para los intentos de suicidio.

“Cuando comencé en el campo a fines de la década de 1980, los pacientes jóvenes con tendencias suicidas graves o comportamiento auto agresivo, como cortarse, provenían de entornos muy perturbados y, a menudo, tenían antecedentes de trauma considerable”, indicó la doctora Lisa Cohen, profesora clínica de psiquiatría en Mount Sinai Beth Israel, en Nueva York.

Actualmente, pueden ser de familias estables y solidarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.